Mi?rcoles, 12 de agosto de 2009
Carlos Finney era un destacado predicador sobre el avivamiento. De hecho, gastó la mayoría de sus esfuerzos en tratar de rescatar de la extinción el moribundo cristianismo de su época. Pues no creció en medio de un cristianismo vivo, y cuando nació de nuevo se consagró por completo al Señor, las iglesias de aquel entonces a él le parecían en gran necesidad de una renovación espiritual.

Casi inmediatamente después de su dramática conversión, Carlos comenzó a ganar almas. Pues practicaba el derecho antes de convertirse, sus mensajes se daban en una forma racional y directa; como un abogado quien trataba de convencer a la oposición. Su sinceridad y franqueza, junto con la Eterna Verdad, ganaron: muchos se arrepintieron.

Bueno, este libro no es una biografía de Carlos. Incluyo estos breves puntos para ayudar al lector a comprender el método de Carlos de aplicar la verdad a la conciencia. Si tú quieres evitar la convicción, no debes leer este libro; Carlos habla bien claro, sin hacer acepción de personas. Un pastor que había leído estos capítulos me comentó:

—¡Habla muy duro ese Finney!

La verdad, hablada con amor, es poderosísima.

Debo explicar algunos puntos acerca de esta versión española:

1. Carlos Finney, como ya indiqué, practicaba el derecho antes de convertirse. Además, vivía hace casi dos siglos, y hablaba inglés. Por esto, la traducción que hice no es una traducción literal, o digamos, “palabra por palabra”. Si se tradujera “palabra por palabra”, el lector latino tendría bastantes problemas en entenderla.

2. Los capítulos que se dan en adelante fueron transcritos durante una serie de discursos que Carlos pronunció durante un invierno, cada viernes por la noche. El libro inglés consiste en las notas que un redactor tomó de aquellos discursos. Por eso, se escribieron en forma de bosquejo. En algunas partes, he dejado la numeración que se da en el libro inglés. En otras partes, la quité, para poder darle más fluidez al texto.

3. Carlos usó ciertas palabras en un sentido un poco distinto que la manera que se usan las mismas en la actualidad. Por ejemplo, él usó con frecuencia la palabra “religión”. En aquel entonces, la significación de esta palabra no estaba tintada con ideas negativas, como es hoy en día. He dejado intacta la palabra en algunas ocasiones, en otras, usé otra palabra igual, para no confundir al lector.

4. He titulado el primer capítulo “El avivamiento genuino”, para destacar el avivamiento auténtico del muy común emocionalismo de hoy. Muchas piensan que experimentar emociones muy conmovidas es el avivamiento. Carlos tituló el primer capítulo, “¿Qué es el avivamiento de religión?” Ojalá que nadie me culpe de hacer un cambio indebido al mensaje de él: es que yo creo que él habría hecho algo semejante si viviera en nuestros días.

5. El capítulo cuatro no fue el cuarto discurso. Hay 22 discursos en el libro inglés: “El corazón apóstata” es el 21. Lo incluyo en este librito por dos razones: primero, lo traduje antes de los demás, como un mensaje en sí mismo. Segundo, el tema de este discurso es muy semejante a los tres primeros. Si Dios quiere, tengo ganas de traducir otros de los discursos. Mientras tanto, les doy los siguientes. De hecho, estos cuatro capítulos son el corazón de todos los discursos.

Antes de seguir adelante, les doy un aviso a los lectores: si no quieren un fuerte despertar espiritual, no lean más. Pero si anhelan un avivamiento personal, agarren un lápiz y papel, y tomen asiento. Se dice que por las labores de Carlos fueron ganados 100.000 personas. Por supuesto, muchos de éstos no siguieron fieles hasta el final. Y, debo decir, Carlos mismo no era perfecto. No obstante, 100.000 personas despertadas son muchas almas. ¿Por qué tantas? Y de estas tantas, ¿por qué se veían grandes cambios en sus vidas? En la actualidad, luego de una gran campaña evangelista, se ven muy pocos cambios genuinos y duraderos en las vidas de los “convertidos”.

Yo creo el porqué se basa en la verdad que Carlos habló. Si tú aceptas esta verdad, permitiéndola entrar a tu corazón, quizá tú serás la próxima persona que ha sido cambiada por las labores que Jesucristo ha hecho a través de Carlos Finney.

“Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” Juan 8.32.

Descargar libro aqui>>>



Tags: libos gratis

Publicado por luismquiros @ 23:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios