Martes, 08 de diciembre de 2009
ROMANOS

CAPÍTULO 6

Introducción

Los primeros cinco capítulos de Romanos han tratado con la JUSTIFICACÓN. Romanos capítulo 6 trata con la SANTIFICACIÓN. La palabra “santificación” significa “consagración” (ser apartado para el servicio de Dios). Esta palabra se encuentra en Romanos 6:19, 22.
Dios me ha salvado de la PENA del pecado – ésto es la JUSTIFICACIÓN (Romanos 1-5).

Dios me está salvando del PODER del pecado – ésto es la SANTIFICACIÓN (Romanos 6-8).

Dios me salvará de la PRESENCIA del pecado cuando mi salvación sea completada – ésto es la GLORIFICACIÓN (Romanos 8).



De manera que Romanos 6 trata con estas preguntas importantes: ¿Cómo debo vivir la vida cristiana? ¿Cómo puedo tener victoria y dominio sobre el pecado? ¿Cómo puedo vivir una vida consagrada al servicio del Señor Jesucristo? ¿Cómo puedo ser libre de la esclavitud del pecado? ¿Qué tengo que hacer para vivir una vida que agrade a Dios? Ver estudio La Vida Cristiana.

Si alguien preguntara, “¿Qué debo hacer para ser salvo?” o “¿Qué debo hacer para ser justificado?” ciertamente querríamos dar a esa persona la respuesta que Dios tiene en la Biblia (comparar Hechos 16:30-31). De igual manera, si un creyente preguntara, “¿Qué tengo que hacer para vivir la vida cristiana?” o “¿Qué tengo que hacer para andar en novedad de vida?” deberíamos poder dar claras respuestas de la Palabra de Dios. Las respuestas se encuentran en Romanos capítulo 6. La tragedia es que tantos cristianos no entienden los principios de Dios de victoria y santidad. En vez de seguir los principios de Dios, ellos siguen varios programas carnales y métodos carnales. Ellos intentan técnicas de auto perfeccionamiento. Ellos intentan con técnicas de auto disciplina. Ellos intentan con la confesión de pecados (lo que está bien y es correcto, ver 1 Juan 1:8-10), pero la confesión no parece impedir el pecar y caen en un ciclo de pecar-confesar-pecar-confesar-pecar-confesar (confesando constantemente sus pecados, sin ser capaces de abandonar sus pecados). Se esfuerzan, trabajan, luchan para hacerlo mejor, etc. pero siempre es la misma vieja historia – DERROTA. Pablo lo describe bien en Romanos 7:14-18: Las cosas que quiero hacer, no las hago y las cosas que detesto, esas cosas hago. Deseo hacer la voluntad de Dios, pero no puedo hacer lo que es recto. Mientras más asiduamente trato, tanto más parezco fracasar.

Hagamos un breve examen para ver de qué trata Romanos 6:. Accede Aqui>>>

Tags: estudios Blibicos

Publicado por luismquiros @ 21:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios