S?bado, 12 de diciembre de 2009
CAPÍTULO 9

Introducción

Los capítulos 9 al 11 de Romanos forman una unidad. El tema de los tres capítulos es la nación de Israel (ver 9:3-4; 10:1, 21; 11:1-2, 26, 28). En cierto sentido, estos capítulos son un paréntesis. La corriente del pensamiento de Pablo podría haber seguido del capítulo 8 directo al capítulo 12. En los primeros 8 capítulos, Pablo ha expuesto el Evangelio de Dios, es decir, las buenas nuevas de la JUSTIFICACIÓN (Romanos 1-5), SANTIFICACIÓN (Romanos 6-8) y GLORIFICACIÓN (Romanos 8). En el capítulo 12, él trata con las implicaciones prácticas del evangelio (cómo la verdad del evangelio debe afectar nuestro diario vivir en cuanto a Dios y a nuestro prójimo). De modo que el capítulo 8 debería desembocar naturalmente en el capítulo 12, pero en vez de hacer eso, Pablo nos da un paréntesis de tres capítulos en los cuales nos ayuda a entender donde cabe la nación de Israel en los planes y propósitos de Dios.

Esta sección comienza con una GRAN TRISTEZA (9:1-3) y termina con una GRAN DOXOLOGÍA a Dios (11:33-36). Una manera sencilla de ver estos tres capítulos es como sigue:

Capítulo 9 trata principalmente con el PASADO de Israel (como el pueblo escogido y privilegiado de Dios).

Capítulo 10 trata principalmente con el PRESENTE de Israel (como una nación que ha rechazado someterse al evangelio de Dios).

Capítulo 11 trata principalmente con el FUTURO de Israel (una nación que algún día será salva y que disfrutará el cumplimiento de las promesas nuevo pacto).



Para entender esta sección, tratemos de ponernos en los zapatos de los que vivieron en el primer siglo y tratemos de entender el PROBLEMA JUDÍO.

Hecho #1—Los israelitas son el pueblo escogido de Dios (Deuteronomio 7:6-9; Romanos 11:28).

Hecho # 2— Dios prometió a Su pueblo escogido que ellos disfrutarían de un glorioso reinado bajo su Mesías (Daniel 7:13-14; Isaías 2:1-5; 9:6-7; 11:1-9; Jeremías 23:5-8; 31:31-37; 33:14-16; Lucas 1:32-33).

Hecho # 3—La nación de Israel (al menos la gran mayoría de la nación) rechazó a su Mesías cuando vino a la tierra (Juan 1:11; Mateo 12:22-24; Mateo 21:33-46; 27:22, 23, 25; Juan 19:15; Hechos 22:22; 1 Tesalonicenses 2:14-15).

Hecho # 4—Cuando recién comenzó la iglesia, ésta estaba formada enteramente por creyentes judíos (Hechos capítulo 2, el Día de Pentecostés). Pero lentamente esto cambió. Con el paso de los años entraban cada vez más gentiles a la iglesia y cada vez menos judíos (vemos esto a medida que transitamos a través del libro de los Hechos y también en el transcurso de la historia de la iglesia). Hoy día (y esto ha sido así a través de gran parte de la historia de la iglesia) la iglesia se compone casi completamente de creyentes gentiles. Damos gracias a Dios por los judíos que han creído en Cristo como su Mesías y como su Salvador, pero son pocos en número. La nación como un todo está ciega, aunque felizmente hay algunas excepciones (ver Romanos 11:25).



¿Estás empezando a ver el problema? Los hechos #1 y #2 parecen contradecir los hechos #3 y #4. ¿Qué ha sucedido con el glorioso reino de Israel? ¿Qué ha sucedido con todas las promesas que Dios ha dado a los judíos? El programa de Dios en el presente (la iglesia) comprende principalmente a los gentiles y no a los judíos. ¿Por qué es esto así? ¿Ha desechado Dios a Su pueblo (comparar Romanos11:1)? ¿Ha terminado Dios con la nación de Israel? ¿Tiene la nación algún futuro en el programa de Dios?

Ponte en el lugar de un judío del primer siglo. El evangelio que predicaba Pablo era cierto o era falso. Jesucristo, a quien Pablo predicaba, era el verdadero Mesías o no lo era. De modo que tenemos dos alternativas: 1) El evangelio que predicaba Pablo no es cierto y, por lo tanto, Jesucristo no es el verdadero Mesías y entonces tenemos que seguir esperando la venida del verdadero Mesías. Si esto es así, la razón por la cual el Reino no ha llegado aún, es porque el verdadero Mesías aún no ha venido. 2) El evangelio que predicaba Pablo es verdadero, por lo cual Jesucristo es el verdadero Mesías. Si esto es así, ¿por qué no hay un reino? ¿Por qué sigue sufriendo en este mundo el pueblo judío? ¿Por qué no se han cumplido las promesas, en cuanto al reino, del Antiguo Testamento? ¿Ha desechado Dios a Su pueblo? DIOS NOS HA DADO LOS CAPÍTULOS 9-11 DE ROMANOS PARA RESPONDER ESTAS PREGUNTAS.

Sigue el estudio en este enlace>>>


Tags: Estudios biblicos

Publicado por luismquiros @ 1:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios