Martes, 22 de diciembre de 2009
LECTURA BÍBLICA: Ezequiel 2:1-8

MATERIAL EXPLICATIVO

Tener una visión clara de nuestro futuro es una de las más grandes bendiciones que el Señor nos puede brindar en esta vida, es apartar el velo que cubre nuestro entendimiento, es comprender que existe una verdadera razón por la cual luchar, y por lo cual contribuir para que un día nuestro sueño se cristalice en realidad.

Para ver cumplida nuestra visión del futuro es necesario avanzar paso a paso hacia la meta, es identificar una misión y no apartarnos de ella.

Misión es la razón de ser o existir, es la contribución única que cada integrante debe realizar para lograr las metas de los jóvenes y de la Iglesia en general.

Abraham teniendo en mente la visión de su futuro, salió de donde vivía sin conocer cuál sería su lugar de residencia, se guió solo por su confianza en Dios y en su visión clara de lo que buscaba. No veía solamente las cosas materiales, el esperaba una ciudad con fundamentos no hecha con manos de hombres sino con las manos del mismo Dios.

Describe la clase de visión que tenía Abraham.

¿Por qué estaba tan decidido a cumplir con su misión?

La sola idea de alcanzar lo que imaginaba loa hacía trabajar, luchar y caminar todo lo que fueses necesario para llegar a donde se le indicaba, estaba dispuesto a realizar lo que Dios tenía dispuesto para él, esto es sentía y vivía con una misión.

También el Hijo de Dios tuvo una misión muy especial, tan importante que incluso fue plasmada en la profecía cientos de años antes de su nacimiento. El libro del profeta Isaías describe la misión de Jesucristo al profetizar la manera en que el Hijo de Dios entregaría su vida para salvar al mundo de su pecados y brindarle la oportunidad de vida eterna.

Menciona la misión de Jesucristo descrita en los evangelios.

¿Por qué el Hijo de Dios estaba convencido de su misión?

Jesucristo quiere salvar almas porque el objetivo principal de su misión es establecer el Reino de Dios entre los hombres que están dispuestos a formar parte de los habitantes del milenio, y brindar la más grande de las bendiciones para un ser humano: la vida eterna. Es por eso que cuando Pilato le preguntó: "¿Luego rey eres tú?", Él respondió: "Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad".

El Hijo de Dios compartió su misión con sus discípulos y les enseñó a vivir con estos ideales. Después para que el reino se extendieses, los comisionó para ser los continuadores de su gran misión. Hoy en día, a través de su Iglesia y con jóvenes que como tú creen en Él, continúa extendiendo su evangelio. Cuando logre juntar a todos sus verdaderos siervos en el reino, será evidente que su misión no fue en vano. "Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre".

La misión de Cristo es llevarnos al reino e introducirnos en la tierra de las promesas; sin embargo, Él no ha estado presente físicamente con nosotros por lo que se ha valido de otros para darnos su verdad. Por eso, hoy utiliza tu voz y tus palabras para comunicarle a más jóvenes cuál es la manera para alcanzar estas grandes bendiciones, es por esto que la misión del Departamento Juvenil de nuestra Iglesia es:

Contribuir a la salvación de los jóvenes del mundo mediante la difusión y práctica de los mandamientos de Dios y la Fe de Jesús.

Recuerda que Dios te ha creado para ser un habitante del reino de Cristo, para ser galardonado con la vida eterna. Entonces, abre tus ojos y lee lo que el profeta dice a los sedientos:

"Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad si dinero y sin precio, vino y leche. ¿Por qué gastáis el dinero no en pan, y vuestro trabajo no en hartura? Oidme atentamente y comed del bien, y deleitarse vuestra alma con grosura".

¿Cuál es tu misión personal?



MATERIAL DE APOYO: Isaías 6:8; Mateo 9:12-13; Lucas 19:10; Marcos 10:45; Juan 3:17; Juan 18:37; Mateo 13:43.

Tags: estudios juveniles

Publicado por luismquiros @ 23:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios